Compartir

viernes, 18 de enero de 2013

Atrapado en las redes de mi pasado fracasado
Duermo cada noche con esperanzas de abrazarte
Tenerte entre mis brazos y pedirte perdón;
Darte las gracias y poder hacerte el amor.


Sólo pretendía anchos campos de esperanza
Poder criar a nuestro sueñito en plena felicidad
Oler cada mañana tu aroma a lluvia por llegar
Y sentir a tu alma feliz y alejada de las sombras.


Cuando mi corazón haya crecido y el tuyo perdonado
Luego de morirme ahogado en mi propio mar de miedo
Después de que el mundo reciba nuestra ayuda
Ese día nos amaremos mucho, nadie verá que somos
dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario